Sobre las bellas artes

topxan

En el territorio de Karabaj, una parte antigua de Azerbaiyán, los ejemplos culturales más antiguos se coinciden con el milenio VIII a.C. Los monumentos, cuevas, las construcciones de defensa, los túmulos, los instrumentos de metal, locería, la orfebrería han sido característico para el lugar poblado de Azerbaiyán. En los dibujos monumentales de roca la cultura de los pueblos y las imagenes estéticas se han reflejado. La cueva ubicada cerca de la ciudad Fuzulí demuestra que Azerbaiyán es uno de los lugares humanos antiguos del mundo. Entre los ejemplos más antiguos de bellas artes los dibujos referidos a los principios de la edad de Bronce (III milenio a.C.) en las montañas de Ayichinguil y Perichinguil en el alrededor del lago Zalja de la región Calbadjar son mas destacables. En la Edad Media las bellas artes de Karabaj constituyeron una unidad con el arte aplicado. Entre los ejemplos de las bellas artes la locería, los bordados decorativos, dibujos, imagenes de relieve, estatuas ocupan el lugar importante. De ellos la figura de ciervo bicéfalo (la aldea de Dolanlar de la región Jodjavend) se distingue por su fineza y perfección artística (los siglos VIII-VII a.C.). En ese tiempo en Karabaj existían los ejemplos de artículos de cristal artística de diferentes tipos y formas – los vasos decorativos, tazas, adornos de mujer. Los ejemplos de escultura había difundido ampliamente en el período de Albania (de Cáucaso). En el diseño de los artículos de metal se puede encontrar a menudo las formas plásticas. De los ejemplos de la escultura redonda (preparados de piedra y bronce) se prefieren las escenas relacionadas con las figuras humanas, animales, de la vida, de caza y ritos religiosos.

A partir del siglo VII con motivo de la difusión de la religión islámica en Karabaj se construían los complejos de arquitectura, palacios, torres, mezquitas y sepulcros. En el diseño decorativo de eses edificios se usaron ampliamente de los elementos de ornamento, loza vidriada – de caligrafía. Las tradiciones de bellas artes de Karabaj que llegan con sus raices a los tiempos muy antiguos, ha guardado e en sí la experiencia de numerosas generaciones. Aquí se refieren los dibujos en rocas de las regiones de Calbadjar, Ágdam, Lachín, los aperos que tienen adornos ricos, las cosas de vida, la tapicería que es rara por su belleza, las cosas de joyería, etc. Es imposible olvidar los monumentos de arquitectura que se distinguen con su finura y belleza – las mezquitas, sepulcros, palacios y bordados esmaltados. Todo esto ha creado el fondo genético peculiar de la cultura del pueblo de Azerbaiyán, constituido su herencia rica. Esta herencia se han engordado con las tendencias nuevas desde los mediados del siglo XIX. Precisamente, en este tiempo se ocurrió los cambios de calidad en el arte de Karabaj bajo la influencia de la consolidación de las relaciones artísticas y culturales entre Rusia y Azerbaiyán y esto resultó con la aparición de los carácteres realistas nuevas en el arte nacional. Como los represenantes principales de ese tiempo se interveníam Movsum Nevvab, la poeta y pintora Nataván y los otros. En la historia del proceso de creatividad artística la creatividad de los pintores de Karabaj Mir Mojsún Nevvab y Jurshudbanú es un acontecimiento histórico único. En la Edad Media las bellas artes de Karabaj estaban organicamente relacionadas con el arte aplicada decorativa y con la arquitectura. Los dibujos de pared monumentales llegados a nuestro tiempo están estrechamente vinculados con las tradiciones del folclore. En el siglo XIX en las obras de los pintores rusos G. G. Gagarín y V. V. Vereshaguín es posible ver el imagen de los monumentos de arquitectura de la ciudad Shushá.
En las bellas artes de Karabaj los cambios de calidad se han ocurrido en el siglo XX (especialmente a principios del siglo): se puede observar el proceso de la aparición de nuevos géneros, tipos, formas en el desarollo de este arte en ese tiempo.

La escuela de pintura

ressamliq

La tierra de Karabaj es también la cuna del arte y de la cultura nacional de Azerbaiyán.
El arte de pintura de Karabaj se ha formado en los siglos XVIII-XIX, en el período del desarollo del janato de Karabaj, se distinguió por su estilo peculiar y medios de descripción artística y comenzó a desarollarse abarcando unas ramas. Las perlas del arte de los masteres de Karabaj siguen guardando su belleza y el valor artístico. Los tapices de Karabaj admira a los que pueden apreciar sus bellezas.
La pintura es una rama principal del arte de pintura en Karabaj. J. Nataván, M. Nevvab han tenido el lugar importante en la creación de esta escuela de la pintura.

Jurshidbanu Nataván (1832-1897). Según las infomaciones, recibió su primera enseñanza de su tía Govjer janum. Es sabido que Jurshudbanú Nataván fue ocupado del arte de pintura regularmente, Las investigaciones muestran que ella cuando vivía en Tiflis con su padre Mejdigulu jan, pasaba su tiempo libre a las orillas del río Cur, dibujaba los tablos pintorescos, las flores. Sus contamporáneos apreciaban alto sus obras de pintura.
Así, Nataván, junto a ser poeta que tenía una puesta peculiar en la historia de la literatura de Azerbaiyán, era una pintora de espíritu fino. “El cuaderno de flor” diseñado en 1886 y guardado hasta el prsente en el Instituto de Manuscritos de la Academia Nacional de Ciencias es el fruto del labor de Jurshudbanú Nataván. En albúm hay los dibujo de flores, aves y paisajes pintados en diferentes tiempos.
Aún en 1858 Nataván regaló tirmá (la materia delgada de lana hecha por el modo de mano) a Alejandro Duma, el famoso escritor francés, llegado a Bakú. Duma quedó encantado de la fineza del labor de mano y lo llamó “el regalo muy precioso”.
El arte de Nataván es el índice del síntesis interesante de la escuela de pintura de Europa Occidente con el arte de miniatura de Oriente tradicional nacional. Sus obras de mano fueron expuestas en las exposiciones organizadas en las diferentes ciudades de Rusia. Entre los ejemplos de arte expuestos en vitrina del departamento de Cáucaso de la exposición de toda la Rusia en 1882 las obras tejidas con hilos de oro y de plata sobre paño habían atraido la atención especial. Ellas se distinguían por los dibujos serios y el conjunto de los colores.

La vida y creatividad de Mir Mojsún Nevvab (1833-1919) ha pasado en la ciudad Shushá que se consideraba el centro del janato de Karabaj. Según las informaciones, la ciudad Shushá se consideraba uno de los centros famosos de la cultura y del arte para ese tiempo. Aquí vivían y creaban las obras de nivel alto los poetas, músicos, pintores, joyeros, masteres ocupados del tejido artístico, etc. La mayoría de estas obras se han convertido en la belleza de los museos mundiales en la actualidad.
Uno de los carácteres más interesantes de los artesanos que vivían en Shushá era lo que ellos sabían perfectamente no sólo una profesión, sino unas profesiones al mismo tiempo. El mejor ejemplo para esto es Mir Mojsún Nevvab.
El poeta eminente, científico y pintor del siglo XIX M. M. Nevvab es creador de numerosas perlas del arte que tienen una impotancia especial. Ha pintado los cuadros cuales estaban en su casa y después de recuperar estes cuadros en 1991 se organizó el museo-casa de Nevvab. Nevvab era una persona intelectual que tenía la creatividad multilateral y conocimiento completo. El calígrafo, pintor, poeta y músico Nevvab pintó los dibujos del muro originales, ha creado retratos, imagenes de flores y de aves también.

En los dibujos de las paredes adornadas en las casas de Carimbay Mejmandarov, Gadjí Mammedov y Isguender Rustamov, Sefibayov se prefieren las escenas de batalla y de caza, los cuentos populares.
A partir de los pricipios del siglo XX Azerbaiyán ha entrado en una etapa nueva en su desarollo del arte de pintura
Amir Gadjiyev trabajado durante largosa años en la rama del gráfico de libro, Djalal Garyagdi, el escultor eminente, Isa Ibrajimov, Altay Gadjiyev,los pintores de fama mundial, Nadir Abdurrajmanov, Elturán Avalov, Agalí Ibrajimov, Elshán Gadjizadeh, Rovshán Bayramov, Zaur Mirzoyev, Valej Mamedov, pintores masteres, etc. tienen el lugar especial en el arte de pintura de Azerbaiyán.

El arte de miniatura

miniatur

En la Edad Media cuando los dogmas religiosos de Islam dominaba, el arte de pintura de Azerbaiyán tenía buenastradiciones en la rama de descripción de figuras humanas en los géneros diferentes. El desarollo alto de miniatura en Karabaj para ese tiempo lo demuestra una vez más.
El arte de miniatura de Karabaj ocupa el lugar peculiar en la historia del arte de Azerbaiyán que constituye una parte interesante y rica del arte de los pueblos del Oriente Cercano y Medio. Pero, sin embargo, en el arte de miniatura de Azerbaiyán ha jugado el gran papel la de Tabriz y fue una escuela de dirección para otras escuelas, además, la escuela de miniatura de Karabaj. A pesar el desarollo alto de las escuelas de Shemajá, Bakú, Gandjá, Erdebil, estas escuelas no tuvieron la fuerza de influencia como la de Tabriz. Y a esta causa, los combios ocurridos en la escuela de miniatura de Karabaj dependía de la de Tabriz.
La historia de formación del arte de la miniatura de Karabaj no se ha definido exactamente. Pero se ven real las opiniones sobre la pertenencia de esta historia al siglo XIII.

Las miniaturas de máquina, que se encontraba raramente hasta el siglo XVI en el arte de miniatura de Karabaj, a mediados del siglo se desarollaron y se han aumentado al nivel de género especial. A diferencia de la ilustración del libro en estas miniaturas independientes se describían principalmente los acontecimientos de vida – las escenas de caza, los banquetes alegres y de música, las distracciónes de palacio, los retratos de shahes, en raros casos los sujetos poéticos tomados de la literatura clásica.
A los mediados del siglo XVI los pintores de Karabaj habían creados unas miniaturas de retrato. Estes retratos se parecían uno al otro desde punto de vista de la tipicidad, de la solución de las imagenes y etnográfica.
A la segunda mitad y a fines del siglo de XVI se han pintado miniaturas independientes que reflejaban las escenas vitales y los acontecimientos de la vida real, más que las ilustraciones del libro.
El arte de miniatura de Karabaj continuó hasta fines del siglo XIX. Pero en los siglos XVIII-XIX las miniaturas pintadas a los manuscritos y a los libros llevaban el carácter primitivo, esquemático, a veces xilografía primitiva por el dibujo, composición, la solución de figuras y colorido.
En el arte de miniatura de Karabaj durante el dominio soviético comenzaron a usar de las tradiciones ricas del arte de miniatura clásica y de sus carácteres del estilo artístico en la forma creativa.
El uso de los carácteres del estilo del arte de miniatura clásica se amplió en los períodos del desarollo posterior y las busquedas de la creatividad de los pintores de Karabaj en las ramas de pintura, gráfica, especialmente de la ilustración del libro se han resultado con las obras exitosas.